domingo, 19 de febrero de 2017

¡ALCANZAR LAS ESTRELLAS!

Hace tiempo que en este, mi blog, solo se escuchaba el silencio de las palabras no dichas, calladas, ausentes, susurrantes...

He ido, he vuelto, he llorado, he buscado y buscado respuestas simples, complejas, etéreas, posibles, necesarias, imprescindibles... Pero poco o nada encontré en este limbo de palabras cansadas del sinsentido de la realidad neoliberalizada en que habitamos...

La crisis sigue y se perpetúa, se pertrecha, se aferra a jodernos la sonrisa, y el amor, y el sexo entre sábanas recién lavadas, y el sexo rápido entre sorbos de café de la mañana... Las guerras acentúan el genocidio en que la humanidad vive y se aleja del humanitario sentido de lo humano...

Barcelona lucha contra el neoliberalismo que nos jode con estos miles y miles de turistas cada día, con esta precarización del empleo, la sanidad, la educación, el pan, la cena, el desayuno ¡el trabajo digno! ¡Casi nada! Como pueden ver.

"La otra Barcelona". Imagen propiedad de Humberto González Ortiz

Ayer hubo una marcha enorme que inundo el mediterráneo, pidiendo que el gobierno español y el gobierno europeo se dejen de milongas y acojan refugiados de la guerra de Siria, miles de voces ofendidas exigieron, gritaron, ofrecieron... En los cajeros automáticos se escondían mientras tanto, lo que ya son aquí... y que son trasparentes, y que molestan, y que huelen mal ¡y que nadie los quiere!

Así somos los humanos, tenemos las ramblas y la plaza Catalunya repletos de negros vendiéndonos bambas nike y camisetas del barça, pero que corren y se esconden en el metro cuando viene la policía y nosotros, transeúntes cotidianos ni los miramos siquiera, viven entre nosotros como fantasmas de un sistema que no funciona... Mientras, gritamos, exigimos, berreamos... Refugees Welcome! ¡Free borders, no walls!...

Los homelees que han crecido como setas por toda la ciudad, nos miran encabronados y sonríen, cogen su colchón sucio y apestoso y se refugian en el cajero de la esquina invisibles a nuestra vista, mientras nos miran exigir a nuestros gobernantes que se dejen de actitudes racistas y xenófobas… ¡Así funciona el mundo hoy en día!

Vivimos tiempos de cambio, no sé si encontraremos arena de playa bajo los adoquines de París, lo cierto es que seguimos luchando por construir un mundo más humano y humanizado...

Hace tiempo que en este, mi blog, solo se escuchaba el silencio de las palabras no dichas, calladas, ausentes, susurrantes... Y ahora volverán aquí los gritos, las poesías, las esperanzas, las veredas, los cielos, las constelaciones…

Los andamios que nos peritan por un rato al menos… ¡ALCANZAR LAS ESTRELLAS!

Abrazos siempre fraternos
Humberto González Ortiz©

Escrito en Barcelona a 19 de febrero de 2017...

No hay comentarios.: