miércoles, 29 de septiembre de 2010

DE PRONTO TODO ES NADA

“… Visto lo visto en esta moderna y neoliberal realidad en que sobrevivimos, pienso que, ojala, pudiésemos batirnos en duelo, en buena lid, con aquellos que deshonran la honorabilidad, porqué que tiene más preciado el ser humano que su honor, tan violado, tan vejado, tan menospreciado, tan olvidado, en nuestros neoliberales días...”

“… aún no te despidas / todo es nada /
son señales de humo / apenas eso /
SEÑALES DE HUMO
Poema de Mario Benedetti

Cuando la noche invade el firmamento y oscurece nuestra mirada iluminada
Nos vemos ensombrecidos, encapotados, nublados, borrascosos
Afortunadamente, el raciocinio sonámbulo viene y acompaña a mi eterno insomnio
Y el silencio fiel, acompaña a la luz de las estrellas, a los grillos trasnochados
Rescatando a contraluz la reflexión
De pronto todo es nada
Nada es solo eso, un instante más sin morir, sin vivir, sin temer
Al cielo, a dios, a Belcebú, a Zeus, a Quetzalcóatl, a la entrada al paraíso

Será por eso que mientras no sueño por las noches
Repienso en nuestro mundo ido, fugado, alejado, escapado, disgregado, espantado
De nuestras manos, de nuestros pasos primigenios, de nuestros besos de lengüita
La cavilación se adueña de mi Casiopea, mi Andrómeda, mi Plutón perdido
Mi perdurable desvelo
Acompaña inseparable a los delfines que escoltan mi noche
De pronto todo es nada
Nada es solo eso, un instante más sin morir, sin vivir, sin temer
Al cielo, a dios, a Belcebú, a Zeus, a Quetzalcóatl, a la entrada al paraíso

Cuando emerge la aurora por entre la cavilación nocturna
La libertad agita, sacude, zarandea, espabila mis ideas que juntas
Se revolucionan, se sublevan, se amotinan, se excitan, se rebelan, se pronuncian
Y la desvelada honorabilidad, se levanta, se aferra a la vida, a la mañana nueva
Y se reproduce, se trascribe, se graba, se remeda, por entre mis versos sin libro
De pronto todo es nada
Nada es solo eso, un instante más sin morir, sin vivir, sin temer
Al cielo, a dios, a Belcebú, a Zeus, a Quetzalcóatl, a la entrada al paraíso

De pronto todo es nada
Un instante, señales de humo, gritos, voces, alaridos, lamentos, esperanzas
Asediando al cielo, a dios, a Belcebú, a Zeus, a Quetzalcóatl, a la entrada al paraíso

POEMA PROPIEDAD DE Humberto González Ortiz (2008)

2 comentarios:

ADELFA MARTIN dijo...

No tienen desperdicio tus poemas, breves o abundantes como este,dejan un rescoldito en el corazòn y nos ponen a pensar...y de pronto todo es nada, y sin miedo...solo con la curiosidad abierta de par en par...

abrazos

Humberto González Ortiz dijo...

Amiga mía... MUCHAS GRACIAS!... besotes!