lunes, 26 de abril de 2010

RESPONDIENDO A MAMÁ

"... Este poema fue escrito en junio de 1997 como una respuesta que quise hacer a mi madre para que entendiese el porqué nos venimos a vivir a Barcelona. Hoy en abril del 2010 quiero dedicarlo a Rogelio y Elvia, para responder de alguna manera a la polémica de, cuándo exactamente, Barcelona bifurcó mi camino, mi vida, mi esencia..."

Desde hace tiempo reflexiono acerca de nuestra huida imprescindible,
Digo imprescindible
Ya que durante nuestra repentina estancia en aquel país nuestro
Los acontecimientos conjuntados con las realidades cotidianas
Vislumbraron un panorama tenebroso y no me refiero al hecho
De los miedos que nos afligen los cuentos bíblicos cuando aun somos unos niños
Y nuestros padres nos los leen para que comencemos a tomar precauciones

No...

Simplemente era un miedo a la impotencia ante la necesidad apresurada de la urgencia,
La urgencia por todo lo necesario, desde el litro de leche de cada mañana,
Hasta la sapiencia para poder ser parte de la maquinaria que en penumbras,
Recruja nuevamente la palabra revolucionaria, el aire de México ahora
Se ha vuelto espeso ante su próximo reencuentro con la historia

O tal vez con su continuo encuentro con su des-historia,

Lo realmente importante era empujar para que pasara algo, tal vez
Una luna nómada por un día solar y un arcoiris, o tal vez simplemente morir deveras,
O quizá quedarnos hechos unos tontos observándonos a nosotros mismos,
Mirándonos, llorándonos, lamentándonos.

Alguna vez escuché que lo peor era la espera, por ello echamos a andar,
Las maletas las cargo el avión que se acercó al cielo, pero la risa
La llevamos siempre con nosotros, en nuestro viaje hacia el des-exilio de nuestro propio exilio
O tal vez solo sea una forma de pretender crecer y tener fuerza

O tal vez simplemente para huir y no ver y seguir amando a pesar de los ojos severos de dios...

Lo hermoso de la poesía es que nos permite construir una realidad mágica, donde todo es posible,
Por ahora nuestro andar sigue como los gnomos la gran cazuela atiborrada de oro al final de los colores,
Nuestros pies seguirán tal vez allá en el final o el principio del camino donde empezó el mundo,
O tal vez simplemente esta poesía y esta vida nuestra sea una simple coincidencia

Que nos permita amarnos
Que nos permita ser amigos de los amigos
Que nos permita derramar nuestras lágrimas por la distancia nueva
Que nos permita rencontrarnos aun sin habernos despedido
Que nos permita desearnos cada día aun después de haber amado
Que nos permita fusionarnos con la noche

Y con la luna
Y con la gente
Y con un montón de continentes
Que
Junto a nosotros
Cabalgaron ya
Desde su prehistoria
Hoy es el día
Hoy es el principio
De una nueva etapa

O tal vez sea solo
Sea el comienzo
De nuestro morir

Pero intentándolo

POEMA PROPIEDAD DE Humberto González Ortiz (1997)

4 comentarios:

ADELFA MARTIN dijo...

siempre encuentro puntos coicidentes con tus poemas, tus escritos, tus porquès, con este, particularmente...

mis muchos abrazos

mariaje15 dijo...

Nunca deja de asombrarme y dejo de admirar esa manera tuya asombrosa de describir la realidad,...que muy pocos ó quizás nadie, quizás sea exclusiva tuya, somos capaces...Esa manera de describir la Realidad y de hacerla Poesía que engancha de principio al final. Y respecto a la Espera, que me vas a decir a mí, el jueves me hablaron de un posible trabajo y me dijeron que estuviera pendiente de los dos teléfonos, el fijo y el movil, que me llamarían, pues no me ha llamado aún nadie y yo aquí ESPERANDO, pero el que Espera, Des-Espera...
Abrazos Amigo Humberto

Humberto González Ortiz dijo...

Me hacen muy fleiz tus palabras Adelfa querida!... besos

Humberto González Ortiz dijo...

Muchas gracias Mariaje... y suerte, suerte con tu particular espera