miércoles, 8 de agosto de 2012

EL DIAPASÓN DE TU GUITARRA


“… A Pepe…”

Un día
No sé bien a bien porqué
Mi horizonte
Se me quedó pequeño
Y eche a volar
Y naufragué
Y escindí
Y unifiqué
Del otro lado
Mi corazón quedó partido
Cercenado
Bicéfalo
Cuando paseo por los mercados
Recuerdo
Mis colores
Mis olores
Mis recuerdos
A veces voy a bares a tomar cerveza
Y mi mente siempre
Se vuelca a la condesa
En el péndulo
Con vos
Y con nuestra mesa reservada
Dicen que las aves migratorias
Siempre encuentran el camino
De regreso
Solo que yo no lo tengo claro
Con esto del cambio climático
Con esto de que el invierno y el verano
Se han fusionado
En otoño permanente
Los aires cálidos de Barcelona
Me han atrapado
Cierto es
Que muchas veces me comparo
Con las aves autóctonas
Y sé
Claro que lo sé
Lo inmigrante que uno puede llegar a ser
Por diferente
Por casi igual
Por comer de cuando en cuando
Guacamole y tacos
Mi faro permanente
Hace casi tres meses
Apagó su luz
Su sonrisa
Su lucha
Y en mis nocturnos vuelos
Me pierdo
En ese mar inmenso
Negro de noche
Resplandeciente de día
Y este otoño eterno
Desconcierta a mis plumas
Que se ponen chinitas
Según le dan los aires del sur o del norte
Mi brújula
Se quedó sin norte
Sin faro permanente
No obstante
En mis vuelos nocturnos
Escucho
Claro
Lacónico
Y cerquísima
Las notas de una guitarra
La tuya
Que me rescata en la noche
Del mar
De mis naufragios
Y mi vuelo
Se torna
Fácil
Ligero
Feliz
Y es en esos vuelos
Que mi nómada destino
Cobra sentido
Y vuelve a casa
Mis plumas
Mis alas
Se quedan conmigo
Mi canto
Mi poesía
Siguen su camino
Encontrando la luz del faro
Localizando los peliagudos acordes
De tu guitarra
Y me colocó allí
En primera fila
En tu concierto
Así
Mi horizonte limitado y perdido
Se encuentra
En mi condición de peatón-poeta emigrado
Que se completa
De cuando en cuando
En el diapasón de tu guitarra
Y vuelvo a volar
Con mi horizonte
Agigantado
Y con sentido

Humberto González Ortiz©

2 comentarios:

genessis dijo...

"Y vuelvo a volar
Con mi horizonte"

La vida no sería plena sin vuelos y sin horizontes, a pesar de ser un emigrado....

Un beso poeta

Humberto González Ortiz dijo...

Un beso, amiga