martes, 27 de marzo de 2012

MÁS BIEN POCO

¡Para qué
Tanta palabrería!
Los amaneceres en rojo se repiten
Hambre
Maltrato
Desvergüenza
El poeta herido
Escribe
Desmenuzando las buenas palabras
Reorganizando
Su ánimo
Masacrado
Herido
Desmembrado
La noche
Llega
Nuevita
A tiempo
La quietud torna a mi mesa
Sacudida
Afuera
Los amaneceres en rojo se repiten
Mis palabras no sirven
A los hambrientos niños
A los refugiados saharauis
A las maltratadas de Juárez
A los tzotziles de la selva
Mi café con leche
Se enfría
Mi mano tiembla
Mi responsabilidad
Revienta mi oficio
De a ratos
De verdades
De compromisos
De lealtades
¡Para qué tanta palabrería!
Pregunte a media noche
El silencio
Respondió con eco
Mi mirada se fugó
Al mar
Al plenilunio
Que cobija a mis alborotadas neuronas que dialogan
Con mi karma
Con mi ausencia
Con mi oficio que muchas veces
/ más de las que yo quisiera /
Sirve para más bien
Poco
Humberto González Ortiz©(2009)

2 comentarios:

genessis dijo...

¿Para qué tanta palabrería?

para seguir soñando...y hacer posible ciertas utopías.

Saludos cordiales

Humberto González Ortiz dijo...

... saludos para tí también...