jueves, 3 de noviembre de 2011

NUESTRA HERMOSA VIDA


“… se vive para morir,
Se muere para dar la vida…”
-Rafael Mendoza- 

“… Los amorosos se ponen a cantar entre labios
una canción no aprendida,
y se van llorando, llorando,
la hermosa vida…”
-Poema ‘Los amorosos’. Jaime Sabines- 

Hace rato
Que no platicamos
Que no compartimos
Que no reímos juntos
Te cuento que, desde que marchaste
Vienes a saludarnos todas las mañanas
En las bugamibilias
En las auroras
En los cafés con leche
En la mesa puesta a punto
Por Roberto 

Y me dispuse lenta, pausadamente
A recordarte 

Cuando en Barcelona te perdiste y llegaste a casa asustadísima pensando quizás que Ame y yo te reñiríamos por perderte
Con Roberto de la mano 

Cuando sentados sobre el parquet de la casa de Urgell nos echamos unos tequilas en aquella noche
Larga, tranquila, apacible 

Cuando saliendo del despacho de Oikonos allá en la Condesa compre un pastel en aquella cafetería de la esquina y lo llevé a casa
Y celebramos tu cumpleaños con tus carcajadas sin dientes 

Cuando te dije que te fueras tranquila mientras acariciaba tu poco pelo y al día siguiente abriste los ojotes cuando el buen Bruno se postró
Sonriente, feliz, pleno entre tus brazos y tu risa 

Y me dispuse lenta, pausadamente
A recordarte 

Me senté en el silloncito de mi sala
Bajé la luz al máximo
Pianos de Chopin
Violines de Mozart
Líricas de Agustín Lara
Coloqué tequila en nuestras copas
-¡Salud madre!
-¡Salud hijo!...
Respondía yo en mi soliloquio, mientras mi verso
No aprendido
No escrito
No pensado
No recitado
Se quedó prendado de ti que me escuchabas madre y se fue con vos llorando, llorando
/ Nuestra hermosa vida /

POEMA PROPIEDAD DE Humberto González Ortiz

2 comentarios:

malena dijo...

¡muy conmovedor! ufff....sentimiento puro..
Miabrazo fraterno.

Humberto González Ortiz dijo...

apappachos para tí Malena... Gracias!