viernes, 19 de agosto de 2011

EN SILENCIO, MIS GRITOS

El Papa llegó a Madrid
Con miles de guardaespaldas cristeros que no cristianos
Y rápidamente subido en el púlpito
Pidió a los enardecidos jóvenes
Que no escondan su fe
Que se alejen del cochino sexo
Que lancen al viento proclamas religiosas
Que busquen y rebusquen en sus cerebelos, sus hondas raíces cristinas
Nada dijo
De los muertos de hambre de Somalia
De los cincuenta millones gastados en sus misas
De los setenta y cinco años del asesinato del poeta gay de Granada
De los ladrones que le han preparado la alfombra roja y el micrófono
De la intolerancia de los integristas de su propia iglesia
De las miles de mujeres con sida que con el condón lo hubiesen evitado
De la indignación de nosotros los poetas que ponemos el dedo en la yaga
Cada que vemos estos integristas cristeros
Ahora en las calles de Madrid
Y que opacan el sano humanismo cristiano de los que
En silencio, sí que creen en dios
Y no en el Papa de Roma

POEMA PROPIEDAD DE Humberto González Ortiz

No hay comentarios.: