miércoles, 2 de marzo de 2011

DIOS Y METRO

Sentado en el metro esta mañana leía absorto al buen Sabines
¡Un frenazo!
Cuando levanté la vista la miré mirándome
Iba en su carrito
Con sus medias blancas con pintitas de colores, su abrigo azul para el frio de Barcelona y sus botitas marrones
Su mano intentaba, buscaba protección en el bolsito de su abrigo
Después de unas cuantas
Miradas
Sonrisas
Frenazos
¡Lo consiguió!
El metro siguió su rumbo
En Liceo su madre tomó las riendas del cochecito ¡y venga!
¡Para abajo!
Ella sonriente me miró despidiéndose
Yo sonriente la miré concupiscente
La seguí con la mirada hasta que mi vagón del metro se adentró en la oscuridad
Del túnel
Sabines me refregaba que sí
Que existe dios
Y que es bueno
Y que el big-bang es una falacia
Quise retomar mi lectura pero fué imposible
Aquella cría sonriente y tan arregladita que miraba, un rato se quedó conmigo en mi andanza de poeta
Que en el metro escribe
Dios no es malo repetía Sabines ¡que dios bendiga a dios decía!
En la portada del diario de mi compañero de asiento matinal un niño libio
Agradecía a Lionel Messi que dijera públicamente que lo que de Libia hoy
¡Es una carnicería!
Cerré mi libro
Pensé en dios y en Sabines
Y me dije en voz baja para no delatarme delante de mis lectores
Que dios bendiga la inteligencia de poder discernir entre
La sonrisa de las niñas en cochecito y medias blancas con pintitas de colores
Las pancartas de los niños que agradecen a Messi algo más que sus goles
La necia necesidad de quien escribe por repetir y repetirme
Que ya me gustaría tener una larga plática con ese tal
Dios
Y su gracia
Y su amén
Y su adiós
/ ¡Que tengas un buen día! /
POEMA PROPIEDAD DE Humberto González Ortiz

4 comentarios:

mariaje15 dijo...

A mi también me gustaria tener una larga plática con ese tal Dios...no eres el único; me Encanta ese estar pendiente de todos los acontecimientos que ocurren a tu alrededor, de todas las noticias, de la chica del cochecito y del niño libio...
Que termines de tener un buen día, Amigo Humberto

ADELFA MARTIN dijo...

vaya Uds. dos que incrèdulos...pero no importa, aunque ni se parezca a lo que nos han enseñado...por allì estarà...
y nos saludaremos
y reiremos
y nos daremos cuenta que
poco importante son REALMENTE
las cosas que hoy nos preocupan
y nos angustian...
y lo corto...cortìsimo de este trànsito

abrazos

Humberto González Ortiz dijo...

Saludos Mariaje!... la niñita me acompañó duante todo el día!

Humberto González Ortiz dijo...

Adelfa, perdona a este 'descrído' peatón... Abrazos